TOP
verano

Verano

del 21 de junio al 23 de septiembre

 

Con la entrada del verano a Vancouver llegan también los días en los que el sol sale muy temprano y se oculta tarde, regalándonos suficiente tiempo para disfrutar al máximo la naturaleza y la gran cantidad de actividades que ofrece la ciudad durante estos días. Quienes planeen un viaje a Vancouver durante estas fechas deben tener en cuenta que las oportunidades para gozar los alrededores de la ciudad se triplican y que, debido a los periodos de vacaciones y al buen clima, el calendario de la ciudad está saturado de actividades. Lo ideal, entonces, sería planear una escapada de al menos una semana, para tener tiempo de aprovechar la naturaleza y la aventura sin dejar de lado la gran oferta cultural y culinaria.

De playa en playa

Tal vez no sea lo primero que le venga a uno a la cabeza cuando piensa en Vancouver pero, especialmente durante el verano, la ciudad ofrece una gran cantidad de playas públicas donde se puede pasar el día entre las olas, la arena y el sol (no por nada, en 2016 Condé Nast Traveler colocó a Vancouver en el tercer lugar entre las 25 mejores ciudades con playas del mundo). Para quienes viajan con niños, Second Beach, dentro de Stanley Park, es ideal por su gran alberca exterior y su área de juegos infantiles. Para los que quieran “ver y ser vistos”, entonces habrá que elegir Kitsilano Beach, donde el ambiente es superdiverso y uno puede encontrarse con grupos de amigos, familias y muchos deportistas, que vienen aquí a presumir sus atléticos cuerpos bronceados. Para cerrar el día, las dos playas favoritas son English Bay y Sunset Beach, cuya ubicación privilegiada ofrece todo un espectáculo cuando llega la hora en que el sol se oculta (por ahí de las nueve de la noche, dependiendo de la fecha).

Sunset Beach

Tal vez lo mejor de Vancouver y sus playas sea la gran cantidad de espacios que hay para descubrir. Pasando Kitsilano, y siguiendo hacia el oeste, Jericho, Locarno y Spanish Banks son sitios menos frecuentados que ofrecen amplitud y mucho espacio para organizar un día de playa, con picnic incluido. Wreck Beach es posiblemente una de las playas más remotas de la ciudad, en la punta oeste, la única donde es legal el uso opcional de ropa. Del otro lado de la bahía, en West Vancouver, también hay opciones como Ambleside Beach o Dundarave Beach. En cualquier caso, todas las playas están señalizadas y ofrecen infraestructura para que los visitantes puedan hacer uso de ellas, así que el único reto es decidir por cuál empezar.

Para disfrutar aún más el mar hay que rentar un barquito, desde Granville Island o Horseshoe Bay hasta Howe Sound, en uno de los paseos con postales más hermosas.

Spanish Banks

Voleibol en Kitsilano Beach

Montañas veraniegas

Es posible que muchos las relacionen con la nieve y los deportes de invierno, pero lo cierto es que las montañas de Vancouver ofrecen igual o incluso más actividades durante la temporada de verano. Grouse Mountain, la más famosa y popular de la ciudad (a sólo 20 minutos), ofrece ziplines —una rope adventure de más de 50 metros por las copas de los árboles—, paracaídas, helicópteros, bicicletas de montaña, un santuario donde viven dos osos grizzly rescatados y hasta la oportunidad de ver de cerca las técnicas correctas para cortar la madera en el Lumberjack Show. Con la idea de ofrecer algo para todas las edades e intereses, la excursión a la montaña puede ser tan relajada como uno prefiera. Pero, de entre todas las opciones, la más gratificante es simple y sencillamente subir a pie hasta la cima. Este camino se conoce como Grouse Grind y es una ruta de 2.9 kilómetros que sube 853 metros hasta la cumbre. Dependiendo de la condición física de cada quien, el recorrido puede durar unas dos horas o hasta 25 minutos, que es el récord. La otra opción es tomar el Skyride y saborear el paisaje en calma.

Deep Cove es otro de los rincones favoritos para aprovechar durante el verano. Ubicado en la zona de North Vancouver, este pueblito, que ya es parte de la ciudad, se siente como un universo aparte, gracias al aislamiento natural que le regalan las montañas alrededor. En la pequeña playita se rentan kayaks y tablas de paddle board, y, dependiendo de la destreza de cada quien, es posible anotarse a una clase o adentrarse al fiordo en solitario. Todos los alrededores están llenos de senderos para hacer caminatas, pero el imperdible y más cercano es Quarry Rock, desde donde las vistas de Indian Arm y Belcarra son como para quitarle el aliento a cualquiera.

Deep Cove

Grouse Mountain

Dormir bajo las estrellas

Tal vez la más vancouverita de todas las actividades de verano sea acampar, pues es cuando uno como viajero puede disfrutar realmente la experiencia de vivir en la nauraleza. Aunque puede practicarse durante todo el año, las temperaturas del verano y la baja probabilidad de lluvia hacen que ésta sea la mejor temporada para aventurarse en la experiencia. Un buen lugar para iniciarse sería Alice Lake Provincial Park, donde además de las hermosas vistas al lago se puede disfrutar un área designada para nadar, un sendero alrededor del lago, servicio de baños y agua caliente para no tener que sufrir. Es ideal para ir en familia. Otra buena alternativa, y también llena de comodidades, es Golden Ears Provincial Park, que ofrece varios senderos para explorar los alrededores. Quienes busquen una versión cien por ciento natural serán felices en Garibaldi Provincial Park, donde los paisajes naturales son espectaculares, con el agua helada y turquesa de los glaciares. Es el tipo de lugar a donde hay que llevar absolutamente todo, hasta el agua, y lo mismo aplica a la hora de irse. Sea cual sea la elección, British Columbia ofrece un sistema de reservas (discovercamping.ca) para asegurar el espacio y dar herramientas a los viajeros a la hora de que elijan el sitio más adecuado a sus necesidades. Hay que tomar en cuenta que hay mucha vida salvaje en esta zona y es importante informarse de los peligros y las advertencias.

Prepararse para las excursiones

Con tantas cosas para hacer y disfrutar en los exteriores una buena idea es llegar bien preparado, y con esto nos referimos a dos cosas: primero, con la ropa y el equipo adecuados; segundo, con una canasta de víveres bien surtida. La buena noticia es que el centro de Vancouver es ideal para cumplir ambas misiones.

Lo primero será equiparse con un buen rompevientos, pantalones o shorts para exteriores, un buen calzado y una mochila. Hay que dirigirse a la zona de 4th Street, en el barrio de Kitsilano, donde se encuentran muchas de las mejores boutiques dedicadas a este tipo de indumentaria. Más enfocada en la ropa para mujeres, pero con opciones para los hombres y también para los niños, Lululemon es una de las tiendas vancouveritas de ropa de deporte y exteriores más famosas. Aunque su expertise es el yoga, tiene muchas prendas que funcionan muy bien para las actividades en la naturaleza. Ahora bien, si se trata de especialistas, sin duda hay que asomarse al local de Arc’teryx, quienes son responsables de algunas de las más importantes innovaciones tecnológicas en ropa y accesorios de outdoors. Otras marcas famosas por la buena calidad de sus productos para exteriores, como Columbia, Patagonia y North Face, también tienen sucursales aquí.

A la hora de preparar la canasta para el picnic nocturno de película, lo ideal sería ir al mercado público de Granville Island, uno de los más hermosos de la ciudad, siempre en movimiento. Sus puestos ofrecen frutas y verduras superfrescas, pero también una gran variedad de quesos y productos de charcutería, además de pan y algún antojo dulce ideal para llevar. Por la zona de Coal Harbour una alternativa es asomarse a alguno de los supermercados de la zona, puede ser Whole Foods y su increíble selección de productos frescos y orgánicos, pero también sus opciones de comida preparada. Urban Fare es otra alternativa de supermercado de lujo, con muy buenos ingredientes y muchas opciones listas para llevar.

El verano en Vancouver tiene más horas de luz que cualquier otra temporada y las actividades no se acaban nunca. De vuelta en la ciudad, Yaletown y Gastown ofrecen infinidad de opciones para una cena celebratoria que cierre con broche de oro un día de naturaleza a todo color.

Lululemon Lab

Lululemon

Celebrar el verano

El 1 de julio Canadá celebra su fiesta nacional, y qué me-jor manera de hacerlo que con un gran picnic y salmones en el asador. El poblado de Steveston es famoso porque desde 1945 sus habitantes celebran esta fiesta con una gran parrillada: 540 kilos de filetes de salmón. El evento incluye un desfile inaugural, muchas actividades, mucha comida, más de 80 000 visitantes y, desde luego, fuegos artificiales. También en Canada Place y en Granville Island se llevan a cabo celebraciones del día nacional.

El verano también es la temporada de los festivales de música: desde el Festival Internacional de Jazz hasta el Vancouver Folk Music Festival, la ciudad se llena de música y de celebraciones al aire libre. La buena noticia para los visitantes es que algunos eventos, como las pro-yecciones de cine al aire libre, se prolongan a lo largo de toda la temporada. Downtown, Canada Place y Stanley Park ofrecen un programa de proyecciones al aire libre que además es gratuito. La experiencia de una noche de cine en el Grand Lawn de Ceperley Meadow, muy cerca de Second Beach, dentro de Stanley Park, es increíble. Y para quienes estar cómodos y tener garantizado su lugar es importante, hay 200 boletos disponibles para sillas.

The Seawall

Stanley Park

Calendario

Junio

  • Vancouver International Jazz Festival

Julio

  • Canada Day Celebrations en Canada Place y en Granville Island
  • Vancouver Folk Music Festival
  • Honda Celebration of Light Fireworks Festival es el evento más grande de British Columbia. Es más que un espectáculo de fuegos artificiales: hay música, comida y la competencia de la mejor pirotecnia del mundo.

Agosto

  • Vancouver Pride Parade & Festival
  • Vancouver Mural Festival
  • Sea Wheeze Half Marathon & Sunrise Festival

Septiembre

  • SKOOKUM Music Festival (2020)