TOP

En 1886, cuando Canadian Pacific Railway transfirió su centro de mantenimiento a Yaletown, éste era simplemente un distrito de bodegas. Cien años después, anfitriona de la Expo 86, la zona se puso de moda como un lugar de paseo. Hoy en día, los pintorescos edificios históricos de ladrillo se han convertido en restaurantes de alta cocina, boutiques y oficinas para despachos creativos, creando una atmósfera casual y a la vez chic. No dejes de visitar el Roundhouse para ver el antiguo centro de servicio.

Qué hacer

Para hacer compras en Yaletown recomendamos las calles Homer, Mainland y Hamilton.

Diseñado por la firma CMK, este espacio fue creado para funcionar como tienda, pero también como espacio de arte.

Yaletown tiene dos parques ideales para pasar la tarde a la orilla del agua: David Lam y George Wainborn Park.

Anfitrión de los deportes de hielo en las Olimpiadas de 2010 y casa del equipo Vancouver Canucks.

Un verdadero santuario para los bibliófilos, sus ediciones de finales del XVIII son una joya.

En este edificio de ocho pisos está la colección de libros más grande de British Columbia.

Comer y beber

Ofrecen una de las mejores experiencias en mariscos de la costa oeste.

Su patio interior tiene un toque mágico y es perfecto para una cena íntima.

Comida de inspiración marroquí y belga que mereció el premio Golden Plate 2018.

Comida mediterránea de primera en uno de los mejores restaurantes de la ciudad.

Del chef mexicano Jair Tellez con sabores de Baja California y la más grande selección de mezcal.

El lugar de rigor para las comidas de negocios en Yaletown, la estrella del lugar va rostizada.

Ha estado en el radar de los foodies desde que abrió sus puertas por su extraordinario menú.

Famoso por sus entradas de mar y tierra inspiradas en cocina japonesa y del Pacífico noroeste.

Helado artesanal hecho con nitrógeno líquido, cada bocado es denso y delicioso.

Inspirado en comida tradicional libanesa con muchas opciones veganas.

Es perfecto para atravesarse a Granville Island después de probar sus desayunos estrella.

La decoración marina y su relajado ambiente hacen que uno se sienta en un barco pesquero.

Además de producir ginebra y vodka, fueron uno de los pioneros de la cerveza artesanal en Vancouver.

Dónde dormir

Un pequeño y lujoso oasis de calma entre las bulliciosas calles Richards y Robson.

Opus Hotel ofrece vida de barrio en un hotel boutique con todos los servicios y 96 habitaciones de distintas categorías.

Recién renovado, y entre el centro de la ciudad, Yaletown y Gastown, The Westin Grand es ideal para familias.