TOP

Aunque Vancouver es una ciudad relativamente pequeña y muy fácil de recorrer (a pie, en bici o en transporte público), cada uno de sus barrios guarda una personalidad muy distinta. Hay que tomarse el tiempo para descubrir los encantos de cada uno y sacarles el mayor provecho.

Downtown, Coal Harbour y West End
La mayoría de los viajeros que llegan a Vancouver se queda en esta zona. Los alrededores de Canada Place ofrecen muchas atracciones para ellos y muy cerca se encuentra Robson Street y Vancouver Art Gallery. Ésta es la entrada a Stanley Park y el circuito que lo rodea. No hay que dejar pasar la oportunidad de darle toda la vuelta en una bicicleta, que puede rentarse a las afueras del parque, y de conocer el hermoso acuario que se esconde en medio.

Gastown, Railtown y Chinatown
Éste es uno de esos barrios que está en plena evolución. Los viejos edificios alternan con locales de moda para comer y beber. En las tardes y las noches, especialmente, resulta una zona muy animada, mientras que durante el día uno encuentra boutiques originales y espacios tan especiales como el Dr. Sun Yat-Sen Classical Chinese Garden o el Rennie Museum y su colección de arte contemporáneo.

Yaletown
Lo que hace 100 años era una zona de fábricas y vías de tren se convirtió en uno de los barrios más importantes en cuanto a bares y restaurantes de toda la ciudad, gracias al proyecto de recuperación que comenzó con la Expo 86. Vale la pena probar el sushi de Minami o la auténtica comida mexicana de Jair Téllez en Fayuca.

False Creek y Granville
Del animado mercado de Granville a las frondosas casas al borde de False Creek, pasando por el complejo de entretenimiento que forman Rogers Arena, BC Place y Parq Vancouver, esta zona de la ciudad lo tiene, literalmente, todo. Hacer el paseo en barquito por el interior de False Creek da una hermosa perspectiva de la ciudad (los ferries salen de Granville Island).

Kitsilano y Point Grey
Kitsilano es ese barrio donde todos querríamos vivir. Amplias y arboladas calles, con casas llenas de luz y una hermosa playa extensa donde se puede salir cada mañana a saludar al mar. En 4th St. hay más movimiento, con boutiques y restaurantes, pero el resto del barrio es muy tranquilo y sus playas son ideales para hacer deporte, tomar el sol u organizar un picnic.

East Vancouver
Para sentirse como local hay que visitar esta zona de la ciudad, que es más joven y propositiva, donde se puede curiosear entre tiendas y restaurantes independientes. Aquí también se encuentran VanDusen Botanical Garden, un paseo que no debe faltar.

North Shore
La puerta de entrada al bosque de Vancouver está aquí. Después de cruzar Stanley Park por Lions Gate, la mayoría de los viajeros se dirige al espectacular puente de Capilano, pero no hay que olvidar Grouse Mountain, Horseshoe Bay y Deep Cove, entre otros. Tampoco hay que dejar pasar la galería de fotografía en The Polygon y las compras en Park Royal Shopping Center.